Cómo Prevenir el Pie de Atleta
5 febrero, 2020
5 Razones para Usar Plantillas
17 marzo, 2020

¿Sabes la diferencia entre callos y callosidades?

Los callos y las callosidades son capas duras y gruesas de piel que aparecen cuando la piel intenta protegerse de la fricción y la presión. Casi siempre se forman en los dedos de las manos o de los pies. Los callos y las callosidades pueden ser desagradables.

Si eres una persona sana, únicamente necesitas tratamiento para los callos y las callosidades si te generan incomodidad. Para la mayoría de las personas, el simple hecho de eliminar la fuente de fricción o de presión hace que los callos y las callosidades desaparezcan.

Si tienes diabetes o alguna otra enfermedad que disminuye la circulación de la sangre a los pies, tienes un mayor riesgo de tener complicaciones a causa de los callos y las callosidades.

Los callos y las callosidades no son lo mismo.

  • Los callos son más pequeños que las callosidades y tienen un centro duro rodeado de piel inflamada. Los callos suelen aparecer en la parte de los pies que no soporta peso, como las puntas y los costados de los dedos e, incluso, entre los dedos. También pueden encontrarse en puntos que soportan peso. Los callos pueden ser dolorosos cuando se ejerce presión sobre ellos.

Resultado de imagen de callos en las articulaciones de los dedos del pie

  • Las callosidades rara vez son dolorosas. En general, se forman en las plantas de los pies, especialmente debajo de los talones o la región metatarsiana, en las palmas o en las rodillas. Las callosidades varían de tamaño y forma, y con frecuencia son más grandes que los callos.

Resultado de imagen de callos en los dedos del pie

 

¿Qué los causa?

La presión y la fricción causadas por acciones repetitivas hacen que los callos y las callosidades aparezcan y crezcan. Las siguientes son algunas fuentes de presión y de fricción:

  • Usar zapatos que no calzan bien. Los zapatos ajustados y de taco alto pueden comprimir algunas zonas del pie. Cuando el calzado queda flojo, el pie puede resbalarse varias veces y frotarse contra el zapato. El pie también puede frotarse contra una costura o una puntada que esté dentro del zapato.
  • No usar calcetines. Usar zapatos y sandalias sin calcetines puede producir fricción en los pies. Los calcetines que no se ajustan adecuadamente también pueden ser un problema.
  • Tocar instrumentos musicales o utilizar herramientas manuales. Las callosidades en las manos pueden aparecer a causa de la presión reiterada que se ejerce al tocar un instrumento musical, al utilizar herramientas manuales o, incluso, al escribir.

 

¿Cómo prevenirlos?

Los siguientes enfoques pueden ayudarte a prevenir los callos y las callosidades:

  • Utiliza zapatos que tengan amplio espacio para los dedos. Si no puedes mover los dedos, los zapatos están muy ajustados. Pídele a un zapatero que te los estire en la parte que te aprietan o te pinchan.
  • Utiliza recubrimientos de protección. Utiliza plantillas de fieltro, plantillas para callos no medicinales o vendas en los lugares en los que el calzado te apriete. También puedes probar separadores de dedos o colocarte alguna lana de oveja entre los dedos del pie.
  • Utiliza guantes acolchados cuando uses herramientas manuales. O bien, intenta recubrir tus herramientas manuales con cinta de tela o con algún revestimiento

 

¿Cómo eliminarlos?

A menudo, el tratamiento para los callos y las callosidades supone evitar las acciones repetitivas que causaron su aparición. Puedes ayudar a solucionarlos usando zapatos que calcen de manera adecuada, utilizando plantillas protectoras y tomando otras medidas de cuidado personal.

Si un callo o una callosidad persiste o se vuelve doloroso a pesar de tus esfuerzos de cuidado personal, los siguientes tratamientos médicos pueden proporcionar alivio:

  • Recortar el exceso de piel. Tu médico puede reducir la piel engrosada o recortar un callo grande con un bisturí, en general, durante una consulta. No intentes hacerlo por tu cuenta porque podría provocarte una infección.
  • Medicamentos para quitar callos. Tu médico también puede colocarte un parche que contiene un 40 por ciento de ácido salicílico (Clear Away, MediPlast u otros). Esos parches se pueden adquirir sin receta. Tu médico te informará cada cuánto debes reemplazarlos. Tu médico puede recomendarte que uses una piedra pómez, una lima de uñas o una lima de cartón para ablandar la piel muerta antes de colocar un nuevo parche. Puedes conseguir una receta para comprar ácido salicílico en gel y colocártelo en las zonas más grandes.
  • Plantillas para el calzado. Si tienes una deformidad en el pie no diagnosticada, tu médico puede recetarte plantillas acolchadas para el calzado hechas a medida (ortopédicas) para evitar los callos o las callosidades recurrentes.
  • Cirugía. En raras ocasiones, tu médico puede recomendarte una cirugía para corregir la alineación de un hueso que causa fricción.

Acércate con nuestros expertos en PODeSUR y agenda un servicio de pedicuro, para que te realicen una valoración de los problemas de tus pies, corte de uñas, devastación de callos y callosidades, limado y exfoliación de los pies, utilizando equipo de la más alta tecnología, y un masaje relajante aplicando cremas exfoliantes, humectantes y lociones refrescantes para un descanso en tus pies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *